¿Cómo mejorar mi Composición Fotográfica? 21 / 04 / 16

¿Cómo mejorar mi Composición Fotográfica?


En fotografía, composición y luz lo son todo. Existen muchos conceptos, reglas y teorías para lograr una buena composición. Si estás empezando a incursionar en este arte, te damos 13 ejercicios simples que pueden ayudarte a comprender e interiorizar este concepto de forma simple y natural.

1. Piensa antes de tomar la fotografía

Este ejercicio puede parecerte evidente, pero es el que menos solemos cumplir. Vemos una imagen, apuntamos y disparamos. Se trata de conseguir la mejor imagen posible, de forma consciente. Porque alguna habrá que por casualidad te quede fantástica, pero te aseguro que serán las menos, así que antes de apretar el obturador piensa, ¿Qué quieres transmitir y por qué?, ¿Cuál es la mejor forma de hacerlo?

2. Estudia las reglas de composición

Léete las diferentes reglas de composición e intenta interiorizarlas hasta que te sean familiares. Quizá al principio te parezcan muchas, pero lo cierto es que no son tantas y que, a base de repetición, los conceptos acaban por entrar.

3. Rompe las reglas

La originalidad es esencial en cualquier disciplina artística. Si nadie se atreviera a romper las reglas de vez en cuando, todas las imágenes serían iguales, así que una vez que domines las reglas de composición, intenta darle un toque personal y único a tus imágenes. Cuando alguien ve una de tus fotos y te diga “Es muy de tu estilo” es que vas por buen camino.

4. Haz una serie a partir de un elemento simple

Por ejemplo, fotografía una caja de fósforos de 10 formas diferentes. No es nada fácil y vas a tener que exprimirte el cerebro para conseguir 10 imágenes que valgan la pena. Pero lo mejor es que se puede hacer. Con imaginación y perseverancia puedes conseguir fotos que ni tú mismo te creías capaz de hacer. Este ejercicio te ayudará a detenerte ante la escena, a pensar, a buscar puntos de vista diferentes y originales, y sobre todo, a practicar la composición.

5. Olvídate del Zoom

Nadie dijo que aprender fuera fácil Si de verdad quieres aprender fotografía tendrás que poner de tu parte. Olvídate del zoom por un tiempo (tranquilo, no es para siempre) y empieza a moverte para conseguir las imágenes que quieres. Tu propio movimiento te abre un sinfín de posibilidades en cuanto a composición, ya que si mantienes los ojos bien abiertos, verás muchas más posibilidades que de forma estática zoom arriba y zoom abajo.

6. Busca puntos de vista diferentes y originales

¿Has visto alguna vez algún fotógrafo acostado en el suelo o colgando de un árbol para conseguir una buena foto? Has lo mismo y persigue la mejor imagen que seas capaz de hacer. Prueba ángulos picados, contrapicados, cenitales, normales… Esfuérzate y sé original!

7. No dejes de mirar

Busca líneas y formas, simetrías, reflejos, sombras… El fotógrafo tiene la capacidad de ver lo que los otros no ven, pero esa capacidad, para el gran común de los mortales, se obtiene sólo a través de la práctica.

8. Una foto al día

Hay días que haces 390 fotos y que luego te pasas dos semanas en que no sacas ninguna. Intenta conseguir una buena imagen cada día. O cada dos días o cada tres. Pero no te llenes de fotos una vez cada 6 meses y luego dejes tu cámara en el olvido, porque progresar así es casi imposible. Como en todo, hay que ser constante.

9. Imprime y analiza tus imágenes

Imprímelas, marca el centro de interés, las líneas, analiza cada aspecto compositivo que quisieras remarcar y analiza detenidamente si has conseguido lo que te habías propuesto. Si es una buena imagen, si no, si podías mejorarla y cómo. Más importante que conocer nuestras virtudes como fotógrafos es conocer nuestros errores y ser conscientes de nuestras debilidades.

10. Imprime y analiza otras imágenes

Escoge alguno de tus fotógrafos favoritos y analiza sus imágenes. ¿Qué te gusta de esa imagen? ¿Por qué? ¿Cómo está compuesta? ¿La mejorarías? ¿Cómo?

11. Sé exigente contigo mismo

Siempre, siempre se puede ser mejor y siempre se puede aprender más. Así que no te conformes nunca y exígete porque siempre hay margen de mejora, y nunca se es lo suficientemente bueno.

12. Persevera

No te frustres, nadie nace aprendiendo, y los inicios siempre son complicados. Además la composición es algo muy personal y a veces nos cuesta encontrar nuestro lugar en ella, el lugar en el que seamos nosotros mismos y nos sintamos cómodos y satisfechos.

13. Practica, practica y practica

No hay otra forma de aprender, de superarse y de asimilar los conceptos. Cuanto más practiques, más natural será la forma en la que utilices la composición, en la que apliques o rompas sus normas, más la dominarás y menos necesitarás pensar en ella.

Ahora a poner en práctica estos ejercicios! Un poco de práctica sumado a las ganas constantes de aprender, una alta dosis de entusiasmo y pasión, algo de perseverancia y resistencia al fracaso de seguro tendrán como resultado mejores imágenes!

Por: Alexa De Blois (blogdelfotografo.com)

Volver al Journal